La invención del termómetro clínico, un instrumento que cambió la historia de la medicina

Teresa Martínez Por Teresa Martínez 4 minutos de lectura
La invención del termómetro clínico, un instrumento que cambió la historia de la medicina

A principios del siglo XVII, Santorio Santorio (en latín Sanctorius o Santorius) era uno de los médicos italianos más importantes. De joven ejerció primero en Croacia y luego en Venecia, y entre 1611 y 1624 fue profesor de medicina en la Universidad de Padua, antes de regresar a Venecia, donde murió en 1636. A lo largo de su vida, Santorio se dedicó a mediciones sistemáticas, que lo convirtieron en uno de los fundadores de la medicina experimental.

Muchas de estas medidas las tomó él mismo, ya sea controlando su peso, los alimentos que ingería o analizando sus excrementos.

La invención del termómetro clínico, un instrumento que cambió la historia de la medicina

Para ello desarrolló diversos instrumentos de precisión, como básculas y un aparato para medir el pulso. Pero el más conocido de estos instrumentos, y el que iba a tener mayor importancia, fue el termómetro clínico.

Al mismo tiempo, en algún momento entre 1592 y 1603, Galileo Galilei creó un precedente: un tubo de vidrio lleno de un líquido sensible al calor que elevaba o bajaba esferas de vidrio en su interior según variaba la temperatura.

- Anuncios -

Sin embargo, cabe señalar que el dispositivo de Galileo, que hoy se llama termoscopio, no tenía escala numérica y sólo se utilizaba en exteriores.

La invención del termómetro clínico, un instrumento que cambió la historia de la medicina

Por tanto, se puede decir que Santorio fue el primero en desarrollar un termómetro graduado y también el primero en utilizarlo para medir la temperatura corporal, es decir, como termómetro clínico.

Un método interesante

La invención del termómetro clínico, un instrumento que cambió la historia de la medicina

Santorio dio a conocer su termómetro en su obra «Commentaria in artem medicinalem Galeni», publicada en 1612.

Un testimonio del invento de Santorio se encuentra en una carta del físico e inventor italiano Govanni Francesco Sagredo a su amigo Galileo, fechada el 30 de junio de 1612: «El señor Mula estaba en la fiesta y me dijo que vio un instrumento del señor Santorio con el que midió la temperatura del cuerpo, y al final me dijo que era una bombilla de cristal grande y de cuello muy largo».

- Anuncios -

Posteriormente, en una obra impresa en 1626, Santorio describió e ilustró varios modelos de termómetros (el término «termómetro» apareció por primera vez ese mismo año, en una obra del jesuita francés Jean Leurechon).

Uno de estos termómetros se utilizó para estimar el calor del corazón de un paciente midiendo el calor del aire exhalado (que entonces se pensaba que provenía del corazón). También diseñó un termómetro para introducirlo en la boca y otro para sostenerlo en la mano. Midió el rango de variación de la temperatura del termómetro observando la distancia recorrida por el líquido durante diez movimientos de un pequeño péndulo (pulsilogium).

- Anuncios -

En el siglo XVII, varios inventores perfeccionaron el termómetro. En 1714, Daniel Fahrenheit creó un modelo más preciso del termómetro de mercurio.

La invención del termómetro clínico, un instrumento que cambió la historia de la medicina

Al mismo tiempo, Herman Boerhaave utilizó este dispositivo para medir la temperatura de sus pacientes. El uso del termómetro en medicina se consolidó a mediados del siglo XIX, cuando Carl Wunderlich desarrolló una explicación científica del fenómeno de la fiebre, y el termómetro clínico se volvió indispensable para medir sus distintas fases.

Comparte este artículo
Por Teresa Martínez Jefa de sección
Seguir:
Entusiasmada con el mundo de la belleza y la moda. ¿Quieres conocer más sobre estos temas? Entonces entra en mi mundo y sígueme
Dejar una reseña

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *