Un recipiente de vidrio intacto y una vasija funeraria de bronce, entre los hallazgos del cementerio romano de Nauheim en Alemania

Teresa Martínez Por Teresa Martínez 5 minutos de lectura
Un recipiente de vidrio intacto y una vasija funeraria de bronce, entre los hallazgos del cementerio romano de Nauheim en Alemania

En una excavación didáctica de seis semanas, estudiantes de la Universidad Goethe de Fráncfort, en colaboración con la Oficina Estatal para la Conservación de Monumentos Históricos de Hesse, delegación de Darmstadt, sacaron a la luz nuevos hallazgos sobre el pasado de la comunidad de Nauheim, en el suroeste de Alemania. Ahora se han podido presentar por primera vez los resultados de las excavaciones.

La existencia en las cercanías de un campamento militar romano ya era conocida por la investigadores, pero los estudiantes pudieron averiguar ahora más sobre quién se asentó exactamente en los límites del Hessisches Ried hace unos 2000 años. Aquí, en las inmediaciones del antiguo Brazo Viejo del Neckar, al oeste de la actual Nauheim, los muertos de los colonos recién llegados encontraron su última morada hacia mediados del siglo I d.C.

Con el paso de los milenios, esta tranquilidad se vio cada vez más amenazada por la destrucción progresiva causada por el uso agrícola y el consiguiente deterioro de las condiciones del suelo. Para no perder el conocimiento del pasado romano, los alumnos del curso de Arqueología e Historia de las Provincias Romanas, bajo la dirección del Prof. Dr. Markus Scholz y el Dr. des. Thomas Becker excavaron las tumbas. Además de los interesantes hallazgos, los estudiantes se mostraron especialmente entusiasmados con los nuevos y emocionantes descubrimientos sobre las primeras inmigraciones en el distrito de Groß-Gerau.

Un recipiente de vidrio intacto y una vasija funeraria de bronce, entre los hallazgos del cementerio romano de Nauheim en Alemania
Foto Prof. Dr. Markus Scholz, Goethe-Universität Frankfurt

En el siglo I d.C., los romanos se extendieron desde Maguncia a través del Rin y aseguraron la zona del Rin con campamentos militares. En aquella época, la región aún parecía estar escasamente poblada. Apenas existen pruebas arqueológicas de la existencia de una población celta autóctona. Al mismo tiempo, los romanos probablemente controlaron la afluencia de tribus germánicas procedentes del norte de Alemania, que puede rastrearse arqueológicamente gracias a su cerámica y otros objetos cotidianos típicos de la región.

- Anuncios -

Los romanos también desarrollaron la infraestructura regional; construyeron carreteras y fomentaron la navegabilidad de las vías fluviales para transportar sus mercancías por las zonas recién urbanizadas. A partir de mediados de siglo se desarrolló un creciente asentamiento rural, al que también pertenecía el cementerio investigado.

En Nauheim se pudo investigar un total de 46 tumbas en una superficie de unos 2.000 m², que, con dos excepciones, eran incineraciones. Además, hay seis sistemas de zanjas rectangulares, que pueden considerarse recintos para enterramientos especiales y que, según los conocimientos actuales, pertenecen todos a la fase fundacional del cementerio.

Un recipiente de vidrio intacto y una vasija funeraria de bronce, entre los hallazgos del cementerio romano de Nauheim en Alemania
Foto Ralf Klausmann, LfDH

Además, se encontraron los cimientos de una tumba que en su día tuvo muchos metros de altura, pero que en el sur de Hesse, pobre en piedra, fue completamente desmantelada en la Edad Media y despojada de sus piedras hasta la base de los cimientos. El cementerio se remonta a principios del siglo III. Durante más de 150 años, los habitantes de una finca vecina lo utilizaron como lugar de enterramiento. Algunos de los ajuares funerarios, como una vasija completa de vidrio, atestiguan cierta riqueza de los enterrados.

Según el profesor Thomsa Becker, por un lado, tenemos aquí un ajuar funerario de gran calidad, pero, por otro, también tenemos tumbas que no nos sorprenderían en ningún cementerio de la región. La estratificación social de este grupo será sin duda algo que podremos estudiar en evaluaciones posteriores.

- Anuncios -

Destaca una curiosa forma de enterramiento en una vasija de bronce. El enterramiento de una persona en una vasija de bronce y la provisión de herramientas como tijeras o cuchillos es atípico en los enterramientos romanos. Además, es la primera vez que se encuentran pruebas de este tipo de enterramientos en el sur de Hesse, mientras que esta costumbre estaba muy extendida en la orilla izquierda del Rin, en el este de la Galia, a finales de la Edad del Hierro (siglo I a.C.) y en el siglo I d.C.

Estas inusuales sepulturas son claros indicios para la ciencia de que aquí se enterraba a inmigrantes que traían consigo no sólo su cultura, sino también sus ritos funerarios.

- Anuncios -
Comparte este artículo
Por Teresa Martínez Jefa de sección
Seguir:
Entusiasmada con el mundo de la belleza y la moda. ¿Quieres conocer más sobre estos temas? Entonces entra en mi mundo y sígueme
Dejar una reseña

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *