Encuentran en Alemania una punta de flecha neolítica de sílex, utilizada como talismán en la Edad del Hierro, y un malacate decorado

Teresa Martínez Por Teresa Martínez 6 minutos de lectura
Encuentran en Alemania una punta de flecha neolítica de sílex, utilizada como talismán en la Edad del Hierro, y un malacate decorado

Arqueólogos de la Landschaftsverband Westfalen-Lippe (LWL) han hallado cerca de Fröndenberg-Frömern (distrito de Unna) en Alemania, tumbas de unos 2.000 años de antigüedad con restos incinerados y un rico ajuar funerario, incluida cerámica. La rica cerámica añadida hace que una tumba en particular sea única en toda Westfalia para la Edad del Hierro, afirma el arqueólogo del LWL, Dr. Manuel Zeiler.

Una y otra vez, los expertos acompañaron la extracción de arcilla en los alrededores de Fröndenberg-Frömern. Una empresa familiar de Fröndenberg/Ruhr extrae aquí, en parcelas más pequeñas, materias primas que se procesan posteriormente como componentes de mezclas de sustrato para el cultivo de plantas. Para ello, primero hay que retirar la capa superficial del suelo, que se vuelve a aplicar una vez extraída la arcilla. Después, la zona vuelve a utilizarse para la agricultura.

El hecho de que la región que rodea Fröndenberg es un rico paisaje de asentamientos se conoce desde hace muchos años, también gracias a las décadas de intenso trabajo del conservador voluntario de monumentos arqueológicos Michael Becker. En los últimos años, la extracción de arcilla en los alrededores de Frömern ha proporcionado pequeñas pistas sobre la historia de los asentamientos, especialmente en la Edad de Hierro. Pero los arqueólogos del LWL no esperaban los hallazgos de este año.

Encuentran en Alemania una punta de flecha neolítica de sílex, utilizada como talismán en la Edad del Hierro, y un malacate decorado
El lugar del hallazgo | foto LWL-AfW Olpe/Michael Baales

Directamente bajo el suelo cultivable, además de pequeños fosos de poste, aparecieron algunos enterramientos, bastante fáciles de reconocer, sobre todo por la gran cantidad de restos quemados, carbón vegetal y fragmentos de cerámica de mayor tamaño, señaló la Dra. Eva Cichy, de la oficina de campo de arqueología de LWL en Olpe. Cuando también se descubrieron restos de incineraciones individuales, enseguida quedó claro que habíamos encontrado aquí un pequeño cementerio, continuó Cichy. En algunas tumbas aún se conservaban restos de vasijas utilizadas como urnas, mientras que la mayor parte del enterramiento ya había sido destruido por la agricultura.

- Anuncios -

Aparte de algunas fosas más pequeñas con restos quemados y de cerámica, destacan dos fosas más grandes, que contienen numerosos restos quemados y recipientes de cerámica de mayor tamaño.

Destaca la fosa situada más al norte, ligeramente ovalada. Tiene un diámetro de poco más de un metro y se conservaba en el centro a unos 15 centímetros de profundidad en la arcilla. En el borde de la fosa había numerosos restos de cerámica inusualmente grandes, procedentes de vasijas que aparentemente habían sido colocadas aquí y habían sido aplastadas a lo largo de los milenios. Algunos de ellos presentaban decoraciones como impresiones de dedos o molduras de arcilla aplicadas.

Encuentran en Alemania una punta de flecha neolítica de sílex, utilizada como talismán en la Edad del Hierro, y un malacate decorado
En la tumba ya semiexcavada son claramente visibles los numerosos restos de gran tamaño de las vasijas cerámicas que se añadieron en su día | Foto LWL-AfW Olpe/Michael Baales

Conocemos este tipo de cerámica de asentamientos bien datados en la Baja Hesse de los siglos III a II a.C., por ejemplo, dice el Dr. Manuel Zeiler, especialista en la Edad de Hierro del LWL. Restos de huesos quemados indican que esta fosa también fue una tumba. Se trata de la llamada fosa de cremación, en la que sólo se depositaron pequeñas cantidades de los restos incinerados de la pira funeraria. En la fosa también se encontraron un malacate (contrapeso de un huso de hilar) decorado y varias pesas de tejer. Según esto, podría tratarse del enterramiento de una mujer.

De una de las fosas vecinas, además de grandes fragmentos de cerámica de la Edad del Hierro, se recuperó una punta de flecha de sílex completa, alada y con tallo, que data de unos 2.000 años antes que el cementerio. Pertenece al final del Neolítico, a la llamada Cultura del Vaso Campaniforme. Es posible que esta llamativa pieza fuera recogida por los habitantes de la Edad del Hierro y guardada como curiosidad, o que llegara a la fosa por casualidad al excavarla o rellenarla. En la Edad de Hierro es más frecuente que se recogieran utensilios de piedra mucho más antiguos y se guardaran como curiosidad o tal vez como una especie de talismán.

- Anuncios -

El ejemplo de Frömern demuestra lo importante que es llevar a cabo un seguimiento arqueológico coherente de los movimientos de tierra en estas regiones con condiciones favorables para el asentamiento, subraya el jefe de la oficina de campo del LWL en Olpe, el Prof. Dr. Michael Baales. Aquí siempre se pueden obtener muchos hallazgos científicamente importantes y de gran alcance, prosigue Baales.

Comparte este artículo
Por Teresa Martínez Jefa de sección
Seguir:
Entusiasmada con el mundo de la belleza y la moda. ¿Quieres conocer más sobre estos temas? Entonces entra en mi mundo y sígueme
Dejar una reseña

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *