Rhinocolura: antigua ciudad prisión egipcia cuyos habitantes no tenían narices

Teresa Martínez Por Teresa Martínez 9 minutos de lectura
Rhinocolura: antigua ciudad prisión egipcia cuyos habitantes no tenían narices -Revista Interesante

Hace más de 3.000 años, en el desierto del Sinaí existía una ciudad prisión como ninguna otra ciudad del mundo: todos sus habitantes estaban mutilados. Protegida por una muralla con un perímetro de casi 500 metros y torres de 20 metros de altura, nadie ha conseguido escapar jamás de esta ciudad.

Fueron los griegos quienes llamaron a la fortaleza Rhinocolura, por los extraños rostros de sus habitantes. Ninguno de ellos tenía nariz. La vida dentro de las murallas de la ciudad era aterradora. Todos los habitantes eran delincuentes, no tenían agua potable y la comida escaseaba en esta zona desértica. Apenas vivían de la caza de codornices que sobrevolaban la ciudad.

Rhinocolura: antigua ciudad prisión egipcia cuyos habitantes no tenían narices -Revista Interesante

El misterio ha rodeado a esta ciudad durante siglos. Algunos historiadores defienden su existencia, mientras que otros insisten en que es simplemente un mito. Hay muchas pruebas que sugieren que Rhinocolura era un lugar real y que fue erigido hace más de 3.000 años, concretamente en el 1300 a.C.

El problema es que todos los escritos que hablan de Rhinocolura datan de 1.000 años después de que se fundara la ciudad prisión.

- Anuncios -

Pero la clave puede estar en el Gran Edicto de Horemheb, una tabla de piedra que contiene las leyes del último faraón de la XVIII dinastía de Egipto, que gobernó desde 1321 hasta 1293 a.C.

La tabla de piedra contiene textos que advierten a los ciudadanos que cualquiera que robe a alguien que trabaja con el faraón cometerá «un mal» y que el faraón «lo corregirá con su excelente disposición».

Estas estipulaciones estipulaban que los infractores seguirían viviendo, pero sufrirían un duro castigo: les cortarían la nariz y serían obligados a pasar el resto de sus días en Tharu (luego bautizada como Rhinocolura por los griegos), una ciudad amurallada en las afueras del desierto, sin comida ni agua potable.

Rhinocolura: antigua ciudad prisión egipcia cuyos habitantes no tenían narices -Revista Interesante

El faraón Horemheb logró pasar a la historia porque intentó borrar la memoria de Tutankamón, su padre, Akenatón, y su esposa, Nefertiti. Afortunadamente, no lo logró, pero inició una tradición de castigo que continuaría durante generaciones.

- Anuncios -

Rhino era como una prisión de máxima seguridad. Sus habitantes nunca podrán ser reintegrados a la sociedad.

La mutilación habría revelado que no tenían ley, por lo que huir no era una opción para ellos. Además, numerosos militares custodiaban las salidas de la ciudad.

- Anuncios -

Sólo les quedó la opción de intentar sobrevivir dentro de las murallas de la ciudad, lo que significó que tuvieron que recurrir al crimen para seguir viviendo. Esta posibilidad no les importaba a los gobernantes egipcios, ya que sus únicas víctimas sólo podían ser otros criminales.

Aunque hoy en día pueda parecer un castigo extraño, la decisión de construir Rhinocolura fue vista como un acto de bondad por parte del faraón.

En una época en la que reinaba el principio de «ojo por ojo y diente por diente», Horemheb decidió perdonar la vida a los delincuentes y darles la oportunidad de seguir viviendo en una ciudad con otros como ellos, a pesar de las condiciones extremas. de supervivencia. Un signo de indulgencia.

Rhinocolura: antigua ciudad prisión egipcia cuyos habitantes no tenían narices -Revista Interesante

Pero lo que durante tantos años pareció una tortura resultó ser uno de los lugares más prósperos de Egipto. En la década de 1880, un arqueólogo descubrió pruebas de que la ciudad de los chatos realmente existía. Pero hace sólo 10 años, un grupo de arqueólogos descubrió algo inesperado.

Buscaban pruebas de que Rhinocolura era una ciudad terrible donde la gente tenía pocas posibilidades y se sorprendieron al descubrir que estaban frente a una de las ciudades más grandes del antiguo Egipto.

La gente dejó todo a un lado para unir fuerzas y construir una gran ciudad que fue recordada durante miles de años.

El escritor griego Heródoto informó que un antiguo faraón, considerado el fundador de Rhinocolura, condenó a los criminales a construir muros increíblemente altos.

Mutilación de partes de la cara como castigo.

La mutilación de partes prominentes del rostro (nariz, orejas, labios) tiene una larga historia como castigo por destruir la personalidad del individuo, ya sea mediante robo, asesinato o simplemente por infidelidad.

La nariz ha sido el elemento principal de la fisionomía desde la antigüedad. Los griegos hicieron de él todo un análisis, que no sólo influía en aspectos estéticos, sino que también podía servir para determinar características de la personalidad.

En la mayoría de los casos, la nariz era cortada como castigo por un delito, pero también podía estar relacionada con la venganza de un marido contra una amante, una pelea entre rivales o una herida de guerra.

Cortarse la nariz no era una costumbre practicada únicamente en la sociedad egipcia. Desde el Código de Hammurabi hasta los papiros egipcios, desde los escritos hindúes hasta las descripciones de las costumbres de las sociedades precolombinas de América, hay menciones a esta práctica.

La mutilación era un castigo en las leyes de varias civilizaciones para castigar la corrupción, la infidelidad, el adulterio o el robo. Pero incluso algunos gobernantes lo usaron caprichosamente contra personas por delitos menores, esclavos o simplemente aquellos de estatus social más bajo. Este tipo de castigo estuvo muy extendido en la India, donde se empezaron a hacer reconstrucciones de nariz, y son el origen de la cirugía plástica actual.

La mutilación era un método común de castigo para los criminales en el Imperio Bizantino, pero también desempeñaba un papel en la vida política del imperio.

El primero en prohibir estas prácticas de mutilación fue el español Alfonso X el Sabio, rey de Castilla. A pesar de esto, el corte de la nariz siguió utilizándose como castigo. En el siglo XVI, el Papa Sixto V quiso disuadir a los ladrones que acechaban en las afueras de Roma aprobando un decreto por el que los capturados eran condenados a que les cortaran la nariz.

Al mismo tiempo, en Inglaterra, cualquiera que escribiera o difundiera calumnias contra el rey era condenado a que le cortaran la nariz o las orejas. Un castigo que se le escapó a Daniel Defoe, el autor del libro «Robinson Crusoe», que estuvo a punto de ser condenado por publicar panfletos contra el monarca.

Mutilación de obras de arte.

Rhinocolura: antigua ciudad prisión egipcia cuyos habitantes no tenían narices -Revista Interesante

Dado este contexto, no es de extrañar que muchas de las esculturas antiguas, incluso muchas que se encuentran en perfecto estado, no tengan narices. Las causas pueden ser múltiples. Uno de ellos es la venganza. Cuando hubo cambio de gobierno, los nuevos gobernantes recurrieron a mutilar las estatuas.

Otras veces, como ocurre con muchas esculturas egipcias, puede ser racismo. Hubo una corriente de gobernantes que no querían ser asociados con la raza africana y decidieron quitar las narices de muchas obras de arte para ocultar esta «raza». En cambio, en otras, como la Gran Esfinge de Giza, la ausencia de la nariz se debe a la erosión de los materiales, al ser piezas pequeñas y muy bien talladas, tienen una base pequeña, lo que hace que se encuentren entre el primero en romper

Comparte este artículo
Por Teresa Martínez Jefa de sección
Seguir:
Entusiasmada con el mundo de la belleza y la moda. ¿Quieres conocer más sobre estos temas? Entonces entra en mi mundo y sígueme
Dejar una reseña

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *