La historia de Stephen Hawking, el físico que no dejó que una enfermedad se interpusiera en su destino

Teresa Martínez Por Teresa Martínez 10 minutos de lectura
La historia de Stephen Hawking, el físico que no dejó que una enfermedad se interpusiera en su destino -Revista Interesante

El destino quiso que Stephen Hawking naciera el 8 de enero, el mismo día en que murió Galileo -pero faltaban muchos, muchos años- y que muriera el 14 de marzo. Einstein nació un día 14 de marzo.

Si Galileo fue de los primeros en darse cuenta de que la Tierra no es el centro del universo, y Einstein cambió el mundo con la Teoría General de la Relatividad, Hawking hizo lo mismo, demostrando que el origen del universo estuvo marcado por el Big Bang. «Mi objetivo es simple. Una comprensión completa del universo, de por qué es como es y por qué existe”, declaró una vez.

La enfermedad que marcó su vida

La historia de Stephen Hawking, el físico que no dejó que una enfermedad se interpusiera en su destino

Pero la vida de Stephen Hawking estuvo marcada por una terrible enfermedad. Con tan solo 21 años le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica (ELA), justo cuando estaba a punto de casarse.

Los médicos le dieron no más de dos años de vida, pero Hawking no sólo superó las expectativas de los médicos, sino que vivió hasta los 76 años, tiempo durante el cual tuvo que observar impotente cómo su fuerza se iba desvaneciendo lentamente de cada músculo del cuerpo.

- Anuncios -

Primero se vieron afectadas sus piernas, luego su voz, el uso de sus manos, sus funciones respiratorias, la capacidad de alimentarse.

Él mismo admitió en varias ocasiones que cuando recibió la noticia quedó en shock. Durante los primeros meses se encerró en su habitación, sin hacer nada más que beber y escuchar compulsivamente a Wagner.

Hawking cayó en una espiral de desesperación de la que Jane Wilde, entonces su novia y futura madre de sus tres hijos, consiguió sacarlo con grandes esfuerzos.

Ya en 1985, Hawking contrajo neumonía, que se complicó hasta el punto de dejarlo en coma. Los médicos propusieron entonces desconectarlo de las máquinas, pero su esposa se negó rotundamente.

- Anuncios -

Ante esta situación se decidió realizar una traqueotomía. Tras esta intervención, Hawking ya no pudo hablar. Para poder comunicarse, el científico incorporó en su silla de ruedas un sintetizador especialmente diseñado para él.

Sin embargo, Hawking siempre mantuvo un buen sentido del humor. Con el tiempo, su voz robótica se convirtió en parte del personaje y su investigación sobre el universo avanzó rápidamente, a pesar de sus evidentes problemas físicos. El científico incluso se preguntó si el mundo es tal como lo percibimos con la ayuda de nuestros sentidos.

- Anuncios -

En 1990, Hawking se enamoró de su cuidadora personal, Elaine Mason, con quien se casó tras divorciarse de Jane. Pero el matrimonio fue un fracaso (de hecho, Elaine fue acusada de abusar de él) y se divorciaron en 2006.

Stephen Hawking y el creador del universo

La historia de Stephen Hawking, el físico que no dejó que una enfermedad se interpusiera en su destino

Hawking también expresó en ocasiones sus puntos de vista sobre temas trascendentes. En su libro The Grand Design, Hawking afirmó sin rodeos: “Dios simplemente no tiene lugar en las teorías científicas actuales sobre la creación del universo. Los avances en física por sí solos son suficientes para explicar el origen y la naturaleza de nuestro universo sin necesidad de intervención divina.

De hecho, Hawking nunca negó la existencia de Dios, solo afirmó que, en su opinión, la intervención divina no es necesaria para explicar la creación del mundo y todo lo que lo rodea.

En 1970, Hawking publicó, junto con su colega Roger Penrose, la teoría de que si el universo obedece a la teoría general de la relatividad publicada por Albert Einstein y si el universo se ajusta a los modelos cosmológicos desarrollados por el matemático y físico ruso Alexander Friedmann, entonces la Al principio de nuestro universo se originó en una singularidad, es decir, un único punto de masa y temperatura infinitas, que ya contenía todo lo que existe, y cuya expansión hizo posible que el universo llegara a ser lo que es hoy.

Agujeros negros

Otra gran aportación del físico británico a la ciencia fue su visión de la física de los agujeros negros, tema que abordó a lo largo de su vida. Hawking estaba convencido de que una de las consecuencias del universo resultante del Big Bang fue la creación de agujeros negros, regiones del espacio donde, como tradicionalmente creía la ciencia, la gravedad es tan fuerte que ni siquiera la luz puede escapar una vez atrapada en una trampa. .

El modelo de Hawking, formulado en 1975, suponía que en el universo primitivo aparecían un gran número de agujeros negros primordiales de los que, según su teoría, podía escapar un tipo muy específico de radiación (conocida como «radiación de Hawking»), y que se origina en el propio «límite de no retorno» de un agujero negro, una línea imaginaria que la ciencia llama «horizonte de sucesos» y que, una vez cruzada, no tiene vuelta atrás.

Hawking postula que en lugar de un «horizonte de sucesos», los agujeros negros poseen un «horizonte aparente», detrás del cual la materia y la energía sólo quedan atrapadas temporalmente, ya que pueden «escapar». «La ausencia de un horizonte de sucesos significa que no hay agujeros negros, en el sentido de sistemas de los que la luz no puede escapar», escribió Hawking poco antes de su muerte.

Hizo una apuesta con el físico Gordon Kane de que el bosón de Higgs no existe

A pesar de su genio, Stephen Hawking también cometió errores. En 1975, mientras investigaba los agujeros negros, él y su amigo Kip Thorne apostaron una suscripción de cuatro años a la revista Penthouse a que el sistema binario Swan X1 no contenía un agujero negro.

Desafortunadamente para Hawking, perdió la apuesta y tuvo que pagar la suscripción de su amigo. Nuevamente apostó dinero con el físico Gordon Kane a que el bosón de Higgs no existe. Tras su descubrimiento, en 2012, Hawking se vio obligado a admitir su error y pidió que se concediera el Premio Nobel de Física a Peter Higgs, quien recibió el prestigioso galardón al año siguiente. Irónicamente, su comentario fue «parece que acabo de perder 100 dólares».

En otra ocasión quiso probar la posibilidad de viajar en el tiempo. Para ello, Hawking organizó una fiesta el 28 de junio de 2009, pero envió las invitaciones al día siguiente de la fecha de la fiesta. Según Hawking, si alguien hubiera asistido (antes de recibir la invitación), sin duda habría sido un viajero en el tiempo al que habría pillado con las manos en la masa.

«Esperé mucho tiempo», comentó Hawking con ironía, «pero nadie vino». Otra de las afirmaciones de Hawking sobre los viajes en el tiempo es: “La mejor evidencia de que viajar en el tiempo no es posible es que no estamos invadidos por turistas del futuro”.

Celebró su 60 cumpleaños en un globo aerostático y esa misma semana se rompió una pierna en un accidente con su silla de ruedas eléctrica porque iba demasiado rápido

La historia de Stephen Hawking, el físico que no dejó que una enfermedad se interpusiera en su destino

Hawking fue un hombre que desafió los límites, tanto en su vida intelectual como en sus relaciones personales. Viajó por todo el mundo para asistir a reuniones científicas, incluida la Antártida, e incluso apareció en varias series de televisión como Los Simpson, Star Trek: The Next Generation y The Big Bang Theory.

Celebró su 60 cumpleaños en un globo aerostático y esa misma semana se rompió una pierna en un accidente de silla de ruedas eléctrica porque iba demasiado rápido. En abril de 2007, participó en un vuelo en gravedad cero a bordo de un Boeing 727 especialmente equipado.

Cuando se le preguntó por qué toma tales riesgos, Hawking respondió: «Quiero mostrar que las personas no tienen que estar limitadas por sus discapacidades físicas, siempre y cuando no lo estén en espíritu».

Stephen Hawking murió en su casa de Cambridge, Reino Unido, el 14 de marzo de 2018. No se ha revelado la causa de su muerte. Su familia, en un comunicado, se limitó a decir que el brillante científico «murió en paz».

Comparte este artículo
Por Teresa Martínez Jefa de sección
Seguir:
Entusiasmada con el mundo de la belleza y la moda. ¿Quieres conocer más sobre estos temas? Entonces entra en mi mundo y sígueme
Dejar una reseña

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *