¿Por qué a veces mostramos los dientes al sonreír?

Daniel M Por Daniel M 4 minutos de lectura
¿Por qué a veces mostramos los dientes al sonreír?

Son muchas las personas que al sonreír enseñan los dientes, sobre todo los de arriba. Otras, por el contrario, mantienen la boca ligeramente cerrada, sin llegar a mostrar los incisivos. Las sonrisas con la boca más abierta indican mayor emoción y las que dejan la boca más cerrada pueden indicar cortesía o moderación.

Si nos centramos en las sonrisas ‘plenas’, esas que dejan a la vista los dientes, parece que el origen estaría en las expresiones faciales de los gorilas, animales con los que compartimos el 98 % de nuestros genes.

¿Por qué a veces mostramos los dientes al sonreír?
¿Por qué a veces mostramos los dientes al sonreír?

En un estudio de 2012 que se publicó en la revista American Journal of Primatology, los investigadores descubrieron que los gorilas occidentales de la llanura (Gorilla gorilla gorilla) sonríen habitualmente mientras juegan para ofrecer una señal amistosa a sus semejantes. Así, al mostrar los dientes a sus compañeros, les están diciendo que no van a hacerles daño.

Según los autores del estudio, pertenecientes a la Universidad de Plymouth, en Reino Unido, estas conductas permiten explicar el origen de la sonrisa y la risa en los seres humanos.

En el estudio, los investigadores detectaron en los gorilas dos expresiones faciales vinculadas con la sonrisa. La primera la bautizaron como “cara de juego” y consiste en abrir mucho la boca, pero sin enseñar los dientes, en un gesto que recuerda a una carcajada y que se suele acompañar de contacto físico (palmadas en la espalda). Esta sonrisa denota un ánimo juguetón.

- Anuncios -

La segunda expresión es similar a la sonrisa humana y consiste en mostrar la fila de dientes superiores, que en el caso de los primates indicaría sumisión. Esta expresión mezcla la cara de juego y una expresión de dientes descubiertos, que indica apaciguamiento. En los seres humanos «también puede usarse como señal de sumisión, por ejemplo, si nos cruzamos al jefe en el pasillo», explica Bridget Waller, coautora del trabajo. Pero es aún más frecuente que se utilice como una señal amistosa, de acercamiento.

“El muestreo de animales en cautividad de gorilas occidentales de llanura mostró que el PF (cara de juego) completo (enseñando los dientes) se observaba más a menudo en juegos intensos que en juegos suaves, y que los juegos intensos en los que aparecía el PF completo eran más largos que los que sólo mostraban el PF (sin enseñar los dientes). Ambas expresiones se asociaron con un aumento de la conducta afectiva entre emisor y receptor tras el juego, pero sólo el PF completo se asoció con un aumento mayor que el del juego solo. En general, los resultados sugieren que el PF completo tiene un papel adicional en la coordinación y el mantenimiento del juego, posiblemente a través de la reducción de la incertidumbre en el receptor y la confirmación de que el juego es sólo juego”, escribieron los investigadores en la publicación.

ETIQUETADO:
Comparte este artículo
Por Daniel M Redactor jefe
Seguir:
Emprendedor con amplia trayectoria en el mundo de los negocios online. Ha destacado por aprender en cada situación a mejorar y a ofrecer lo mejor de si mismo.
Dejar una reseña

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *