El 'segundo cerebro': cómo las bacterias intestinales pueden influir en tu estado de ánimo

Teresa Martínez Por Teresa Martínez 5 minutos de lectura
El 'segundo cerebro': cómo las bacterias intestinales pueden influir en tu estado de ánimo -Revista Interesante

¿Alguna vez has sentido dolor de estómago cuando te enojaste? Parece que esta sensación es testimonio de una realidad fascinante de nuestro cuerpo: la conexión entre el intestino y el cerebro.

Nuestro intestino, parte de nuestro sistema digestivo, es mucho más que un simple tubo por el que pasan los alimentos. Es el hogar de billones de microorganismos, como bacterias, virus y parásitos, que en conjunto se denominan microbiota intestinal. Cabe saber que esta microbiota intestinal juega un papel vital en una serie de procesos de nuestro organismo.

Microbiota intestinal

La microbiota intestinal se encarga de digerir los alimentos, combatir infecciones e incluso producir vitaminas. Pero también tiene otra función que no muchos conocen: influye en nuestro estado de ánimo.

El intestino y el cerebro se comunican de dos maneras, es como una gran autopista de doble sentido. Esta conexión entre ambos órganos se llama eje intestino-cerebro y es el responsable de pasar mensajes entre ambos sistemas. Estos mensajes afectan su digestión y su estado de ánimo. Los principales mensajeros de esta comunicación son los neurotransmisores, sustancias químicas cuya función es transmitir impulsos nerviosos con funciones específicas.

- Anuncios -

La hormona de la felicidad

Uno de los neurotransmisores más conocidos es la serotonina, también llamada hormona de la «felicidad» porque interviene en hacernos sentir felices. Y, sorprendentemente, el 90% de la serotonina se produce en nuestro intestino, no en nuestro cerebro.

Los microorganismos simbióticos, comensales o patógenos de la microbiota intestinal tienen una influencia importante en la cantidad de serotonina que se produce. Esto demuestra la relación directa entre las bacterias intestinales y cómo nos sentimos.

En 2015, se publicó un artículo en la revista «Cell» que mostraba evidencia de este vínculo. Los científicos descubrieron que los ratones con ciertos microorganismos intestinales producían más serotonina y reducían sus niveles de conductas ansiosas. Al transferir estas bacterias a otros ratones, los otros ratones también comenzaron a exhibir comportamientos menos ansiosos. Aunque esta investigación se encuentra en sus primeras etapas, nos brinda una nueva visión del increíble mundo de la salud intestinal y la salud mental.

Cuida el equilibrio de la flora intestinal

Su salud intestinal es esencial para disfrutar de una salud mental adecuada. Llevar una dieta rica en fibra, alimentos fermentados y evitar antibióticos innecesarios nos ayudará a mantener una salud intestinal óptima.

- Anuncios -

¿Cómo se puede cuidar la microbiota intestinal? Una dieta variada y saludable es clave. Es necesario comer una variedad de frutas, verduras, nueces, semillas y legumbres para proporcionar la fibra necesaria para el crecimiento de los microbios. Los alimentos fermentados como el kéfir, el chucrut o el yogur también pueden ayudar a aumentar la cantidad de microorganismos beneficiosos para la salud. Estos microorganismos se llaman probióticos y son las bacterias que forman un intestino sano.

Los antibióticos, aunque a veces son necesarios para tratar infecciones, alteran la microbiota intestinal porque matan no sólo las bacterias malas, sino también las buenas. Sólo se deben tomar antibióticos cuando sea absolutamente necesario.

- Anuncios -

Ejercicio físico y microbiota intestinal

El ejercicio es otro factor que influye en la salud intestinal. Se ha demostrado que la actividad física regular aumenta la diversidad de microbios en el intestino, lo que se asocia con una mejor salud. El deporte no sólo te mantiene en buena forma, sino que también te ayuda a sentirte más feliz.

Recuerde que si bien la conexión entre nuestro intestino y nuestro cerebro es asombrosa, es solo una pequeña parte del rompecabezas más grande que constituye la salud mental. La salud mental es compleja y está influenciada por una serie de factores como la genética, el medio ambiente y nuestro estilo de vida.

Cuando sientes «mariposas» en el estómago

La próxima vez que sientas «mariposas» en el estómago, recuerda que se trata de tu microbiota intestinal. Hay un mundo microscópico dentro de nosotros, es complejo y tiene una gran influencia en nuestra salud, y a medida que la ciencia continúa estudiándolo, continuamos descubriendo cómo nuestro intestino afecta no solo nuestro estado de ánimo, sino también nuestra salud y nuestro estado general.

Cuanto más aprendemos sobre la conexión entre el intestino y el cerebro, más interesantes se vuelven las posibles implicaciones de estos hallazgos para el tratamiento de los problemas de salud mental. Porque el intestino no se trata sólo de la digestión, es fundamental para nuestro bienestar.

Comparte este artículo
Por Teresa Martínez Jefa de sección
Seguir:
Entusiasmada con el mundo de la belleza y la moda. ¿Quieres conocer más sobre estos temas? Entonces entra en mi mundo y sígueme
Dejar una reseña

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *