¿Por qué los huracanes y las tormentas tropicales tienen nombres femeninos?

Sandy, Ida o Katrina son tres de los nombres que se han elegido para algunos de los huracanes más famosos.

Daniel M Por Daniel M 6 minutos de lectura
¿Por qué los huracanes y las tormentas tropicales tienen nombres femeninos? -Revista Interesante

El nombre de las tormentas, un tema aparentemente trivial, es en realidad de crucial importancia para facilitar la identificación de fenómenos meteorológicos destructivos en la región y para alertar más eficazmente a la población.

¿Por qué los huracanes y las tormentas tropicales tienen nombres femeninos?

El 10 de agosto de 1856, lluvias torrenciales y vientos violentos azotaron Luisiana. Fue un terrible huracán que afectó principalmente a la isla sureña de Last y se cobró la vida de unas 200 personas. Para describir el evento hubo que darle un nombre, y pasó a ser conocido como el «Último huracán de la isla» o «El gran huracán de 1856». En aquel momento, el lugar y la fecha bastaban para nombrar una tormenta.

En España, país eminentemente católico, era costumbre poner al huracán el nombre del santo patrón del día en que se producía la tormenta. Por tanto, los nombres de los huracanes eran arbitrarios. El huracán Antje de 1858 recibió su nombre del barco que destruyó. En aquella época, también era común nombrar a los huracanes en honor al científico que los estudiaba, como el huracán Benjamín Franklin de 1743.

El primer uso de nombres personales para denominar a los huracanes, como sigue ocurriendo hoy en día, se remonta a finales del siglo XIX. Clement Lindley Wragge, un meteorólogo inglés afincado en Australia, decidió poner a los huracanes y tifones nombres de mujeres, políticos que no le agradaban e incluso personajes históricos o mitológicos.

- Anuncios -

Segunda Guerra Mundial: un punto de inflexión para la denominación de eventos climáticos

¿Por qué los huracanes y las tormentas tropicales tienen nombres femeninos?

Sin embargo, no fue hasta principios del siglo XX, alrededor de los años 1920-1930, que se generalizó la práctica de poner a los huracanes nombres de mujeres.

La Segunda Guerra Mundial fue un punto de inflexión ya que se hizo necesario nombrar todas las tormentas y huracanes. En aquella época se utilizaban aviones y barcos, por lo que era importante tener en cuenta todos los movimientos del mar y las condiciones meteorológicas a la hora de enviar avisos. Cuenta la leyenda que los meteorólogos del ejército estadounidense utilizaban los nombres de pila de sus novias o esposas que se quedaban en casa para nombrar huracanes y otros fenómenos meteorológicos.

La práctica continuó después de la guerra. Desde 1953, la Organización Meteorológica Mundial (OMM), responsable de supervisar las distintas regiones del mundo y los nombres propuestos para los huracanes, publica cada año una lista de nombres entre los que se eligen los nombres de los huracanes.

Los nombres se pueden reutilizar a menos que el huracán asociado haya sido demasiado catastrófico, como Katrina en 2005. En ese caso, el nombre ya no se puede utilizar. Si por casualidad un año tuviera un gran número de tormentas y la lista se agotara, se utilizarían letras griegas como delta o alfa.

- Anuncios -

Diversos organismos encargados de nombrar huracanes y tormentas

¿Por qué los huracanes y las tormentas tropicales tienen nombres femeninos?

Actualmente, existen varias organizaciones encargadas de nombrar las tormentas, dependiendo de la ubicación geográfica donde ocurren. En América del Norte y del Sur, el Centro Nacional de Huracanes en Miami, Florida, proporciona las designaciones. Ofrece nombres en inglés, español y francés según la región.

En Europa, el Instituto de Meteorología de la Universidad Libre de Berlín determina los nombres de los huracanes europeos. En 1954, un estudiante de esta universidad sugirió nombrar varios fenómenos meteorológicos. El objetivo era hacerlos más accesibles al público, así como los mapas de las zonas afectadas.

- Anuncios -

Muchas otras organizaciones pueden nombrar tormentas. En el Océano Índico, la denominación de los huracanes es responsabilidad del BOM, el Servicio Meteorológico de la India. La Agencia Meteorológica de Tokio o el Centro de Huracanes del Pacífico Central en Hawaii también son responsables, dependiendo de su zona.

Ahora, las tormentas se denominan alternativamente con nombres masculinos y femeninos.

¿Por qué los huracanes y las tormentas tropicales tienen nombres femeninos?

Desde 1950, la OMM utiliza únicamente nombres femeninos para huracanes y tormentas. Sólo en 1979, gracias a la lucha por los derechos de las mujeres, los huracanes recibieron también nombres masculinos.

Al igual que la OMM, la Universidad de Berlín también planteó en 1998 la cuestión del uso exclusivo de nombres femeninos. Esto se consideró sexista y desde entonces se asignan nombres masculinos y femeninos alternativamente en años pares e impares.

Desde 2002, cualquier persona en Europa puede nombrar un fenómeno meteorológico. Todo lo que tienes que hacer es comprar el derecho para hacerlo. La operación se llama «Adoptar un Vortex». Sin embargo, el Instituto Meteorológico de Berlín puede negarse a aceptar determinados nombres. Por ejemplo, se rechazan los nombres, apellidos y marcas con guiones.

Comparte este artículo
Por Daniel M Redactor jefe
Seguir:
Emprendedor con amplia trayectoria en el mundo de los negocios online. Ha destacado por aprender en cada situación a mejorar y a ofrecer lo mejor de si mismo.
Dejar una reseña

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *