El Gran Cisma: Las causas de la separación de las dos Iglesias: católica y ortodoxa

Daniel M Por Daniel M 12 minutos de lectura
El Gran Cisma: Las causas de la separación de las dos Iglesias: católica y ortodoxa

La rivalidad de larga data entre los funcionarios de la Iglesia en Roma y Constantinopla llegó a un punto crítico en el siglo XI, lo que provocó una ruptura entre las dos iglesias conocida como el Gran Cisma.

Los primeros desacuerdos teológicos serios que causaron directamente cismas en la Iglesia ocurrieron después del Primer Concilio Ecuménico (sínodo) de Nicea en 325, y nuevamente en el Concilio de Constantinopla en 381.

La negación por parte del sacerdote Arrio de la naturaleza divina de Cristo fue una de las razones por las que se convocó el Concilio de Nicea. Encarnó el espíritu de la elitista cultura griega presente en ciudades como Alejandría y cayó bajo la influencia de diversas escuelas dualistas y gnósticas.

Este temprano desacuerdo fue una señal de lo que vendría. Las disputas teológicas regulares dentro de la Iglesia contribuyeron a una importante ruptura entre el cristianismo ortodoxo y la fe católica en el llamado Gran Cisma de 1054.

- Anuncios -

Antes del gran cisma: la Iglesia en la Edad Media

La Iglesia cristiana se convirtió en una organización poderosa después de que el Imperio Romano la reconociera y consolidara, antes de que los bárbaros derrocaran a Occidente. Las donaciones y legados aumentaron la fortuna de la Iglesia, que tenía la misma organización que el Imperio Romano. Las parroquias eran las unidades eclesiásticas más pequeñas y estaban encabezadas por un sacerdote. Las áreas más grandes se llamaban obispados y estaban encabezadas por un obispo.

Durante la Edad Media, la Iglesia se dedicaba constantemente a la caridad y, a menudo, fundaba y mantenía instituciones que atendían a los huérfanos, los ancianos o los enfermos. Durante este período existió la llamada «Iglesia de cinco cúpulas», es decir, estaba formada por cinco patriarcados. Al oeste estaba Roma y al este Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Jerusalén. Al sumo sacerdote romano se le llamaba «papa», que proviene de la palabra griega papas que significa «padre».

Antes del Gran Cisma, el cristianismo en Occidente se había consolidado y este proceso se reflejó en un fuerte aumento del poder de los obispos. En muchos sentidos, asumieron cada vez más la autoridad de los ex gobernadores locales. Los obispos tenían fondos y podían realizar tareas que antes estaban a cargo de los nobles romanos.

Concilios ecuménicos

El Gran Cisma: Las causas de la separación de las dos Iglesias: católica y ortodoxa

El dogma cristiano no fue dado ni definido, sino que fue moldeado por los debates de los teólogos. A veces había grandes y amargos conflictos entre el clero, como lo demuestran las doctrinas que la Iglesia declaraba herejías. El nivel más alto de debate tuvo lugar en los Concilios Ecuménicos. Se trataba de asambleas de obispos o sus representantes de toda la cristiandad. Se tomaron decisiones sobre fe, doctrina, orden, adoración y disciplina. Eran considerados la autoridad inviolable en cuanto a la enseñanza de la Iglesia y eran el único cuerpo de legislación, orden y estructura eclesiástica. En consecuencia, las decisiones de los concilios eran vinculantes para toda la Iglesia a lo largo de la historia.

- Anuncios -

El cristianismo ortodoxo reconoce sólo los primeros siete Concilios Ecuménicos celebrados entre los siglos IV y VIII y nada más. Además de los siete primeros, la Iglesia Católica Romana reconoce como universales 14 de sus Concilios celebrados entre los siglos IX y XX. El cristianismo ortodoxo no reconoce como universales estos concilios posteriores, celebrados después del Gran Cisma.

Monjes

Antes del Gran Cisma, la Iglesia también estaba dividida internamente de otras maneras. Algunos creyentes se retiraron al desierto, donde vivieron una vida dura, lejos de diversas tentaciones. De entre ellos surgieron monjes, que se unieron en comunidades monásticas y vivieron en monasterios. El monaquismo fue una reacción al «utilitarismo» del cristianismo. Muchos comenzaron a romper los lazos externos con el mundo, lo que llevó al surgimiento del monaquismo.

- Anuncios -

El movimiento monástico comenzó en Egipto en el siglo IV y sus fundadores fueron coptos. Entre ellos se encontraban santos como Antonio el Grande, Pablo de Tebas o Pablo de Tebas. Desde Egipto, el monaquismo se extendió rápidamente a Palestina, Siria, Mesopotamia, Asia Menor y más allá de Italia. El monaquismo no se originó como una institución eclesiástica, sino que fue un fenómeno espontáneo y esporádico.

Inicialmente, la Iglesia y las autoridades seculares vieron los monasterios como un fenómeno que operaba fuera de las instituciones oficiales, y hubo tensiones entre el clero de la iglesia y las comunidades monásticas. Con el tiempo, la Iglesia aceptó el surgimiento del monaquismo y comenzó a construir monasterios, pero algunos monjes también abandonaron las comunidades monásticas porque, en cierto modo, todavía estaban en contacto con el mundo.

Controversia

El papado se vio cada vez más fortalecido por reformas que enfatizaban las pretensiones universalistas de la Iglesia. Sin embargo, los bizantinos de Oriente insistieron en la inviolabilidad de su propia esfera de intereses y señalaron algunas desviaciones de la Iglesia occidental.
A diferencia de la Iglesia occidental, la Iglesia oriental evolucionó para funcionar bajo una autoridad imperial. Quizás sobre esta base crecieron las diferencias entre Oriente y Occidente. Ambas Iglesias se consideraban universales: los nombres que se utilizan hoy en día «Iglesia católica romana» e «Iglesia ortodoxa griega» son términos modernos.

Sin embargo, ambas Iglesias profesan creencias casi idénticas. Las diferencias más conocidas entre ellos se refieren a la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. La Iglesia Oriental cree que el Espíritu Santo procede sólo del Padre, mientras que la Iglesia Occidental sostiene que procede del Padre y del Hijo. Asimismo, la Iglesia Oriental no reconoce el purgatorio como un estado de transición entre el Cielo y el Infierno.

Actualmente, la Iglesia oriental, a diferencia de la occidental, permite el divorcio por causa de adulterio y permite que los hombres casados ​​se conviertan en sacerdotes. Las Iglesias también discrepan sobre la infalibilidad papal, la Inmaculada Concepción y la Asunción de la Santísima Virgen María.

El Gran Cisma: Las causas de la separación de las dos Iglesias: católica y ortodoxa
Charles-André van Loo

El Cisma de la Iglesia o Gran Cisma no fue en realidad el resultado de grandes desacuerdos religiosos, sino más bien de rivalidades. Durante años, los papas de Roma y los patriarcas de Constantinopla habían estado en conflicto por el bautismo de los eslavos orientales, así como por la jurisdicción eclesiástica sobre Dalmacia y el sur de Italia. Además, el Imperio Bizantino rechazó la posición suprema del Papa en la Iglesia, porque Roma era entonces, a sus ojos, una ciudad provincial sin imperio y un territorio subordinado. Constantinopla, por otra parte, era un centro de riqueza y poder y, por tanto, tenía derecho a convertirse en un centro de la Iglesia.

La propaganda popular entre los teólogos occidentales en el siglo XI fue que el Patriarca de Constantinopla estuvo bajo la jurisdicción canónica de Roma hasta el siglo X.

Esto fue confirmado por el hecho de que, en el momento de su coronación, él, como cualquier otro obispo, recibió un palio (palio – cubierta, manto) de Roma. Este hecho, argumentaban, confirmaba la supremacía de Roma sobre Constantinopla.

Además de las disputas sobre la autoridad papal, otra causa fue Filioque (traducido «y del Hijo») es una adición occidental al Credo Niceno-Constantinopolitano del siglo IV, así como disputas sobre la jurisdicción sobre ciertas regiones, o de otras litúrgicas. prácticas.

El gran cisma

El Gran Cisma: Las causas de la separación de las dos Iglesias: católica y ortodoxa

Las negociaciones entre los dos patriarcados tuvieron lugar en Constantinopla el 16 de julio de 1054. Una delegación romana encabezada por el cardenal Humbert ya estaba en Constantinopla desde abril. El propio Papa León IX estaba retenido por los normandos en el castillo de Benevento desde febrero de 1053.

El Patriarca de Constantinopla era Miguel Cerulario, un hombre de experiencia tanto en la Iglesia como en el Estado. La larga estancia del cardenal y su séquito en Constantinopla se llevó a cabo bajo el patrocinio del emperador, mientras entablaban acaloradas discusiones teológicas.

El 16 de julio, durante la oración de la tarde en la magnífica iglesia de Santa Sofía en Constantinopla, representantes del Papa León IX colocaron sobre el altar una bula papal (documentos que proclaman importantes actos legales emitidos por el Papa) que excomulgaba al patriarca Miguel Cerulario. Después de que los bizantinos se negaron a aceptar la bula, uno de los diáconos de la catedral de Santa Sofía la arrojó de la iglesia. Este Gran Cisma fue el fin de la Iglesia cristiana unida.

Consecuencias del gran cisma

Los representantes papales abandonaron Constantinopla al día siguiente, 17 de julio, y el 19 de julio el patriarca expresó su deseo de reunirse con ellos. Por eso regresaron, aunque no fueron a la reunión. Luego, los enviados finalmente abandonaron la capital bizantina. El duque Argyros, comandante del sur de Italia, que apoyaba abiertamente la introducción de ritos latinos en la zona, también fue expulsado de Constantinopla.

El 20 de julio, el Patriarca Miguel celebró un concilio en Constantinopla, al que asistieron 12 metropolitanos y dos arzobispos. La bula sobre la sucesión papal, que pronunció el anatema (exclusión de la Iglesia bajo el cargo de herejía), fue traducido al griego. Unos días después, la quemaron.

En el año 1054, el cristianismo occidental se separó, institucionalmente, del oriental. En la base estaban los intereses económicos y políticos, el orgullo, pero también las diferencias dogmáticas.

El Gran Cisma, o cisma Este-Oeste, nunca fue un acontecimiento tranquilo. Aunque en 1965 hubo un levantamiento oficial de los anatemas mutuos entre el Patriarca Atenágoras de Constantinopla y el Papa Pablo VI, no se logró la unidad entre la ortodoxia y el catolicismo.

Comparte este artículo
Por Daniel M Redactor jefe
Seguir:
Emprendedor con amplia trayectoria en el mundo de los negocios online. Ha destacado por aprender en cada situación a mejorar y a ofrecer lo mejor de si mismo.
Dejar una reseña

Dejar una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *